Mejora la eficiencia de tu hogar y ahorra energía y dinero con reformas

En la actualidad, el cuidado del medio ambiente y la eficiencia energética son temas de gran relevancia. Cada vez más personas buscan formas de reducir su consumo de energía y disminuir su impacto en el medio ambiente. Una manera efectiva de lograrlo es a través de reformas en el hogar que permitan mejorar la eficiencia energética y ahorrar tanto energía como dinero.

Te presentaremos algunas reformas que puedes realizar en tu hogar para mejorar su eficiencia energética. Exploraremos desde pequeños cambios que puedes hacer tú mismo hasta reformas más grandes que requieren la ayuda de profesionales. Además, te proporcionaremos consejos prácticos y recomendaciones sobre los materiales y tecnologías más adecuados para lograr una mayor eficiencia energética en tu hogar. ¡No te lo pierdas!

Utiliza bombillas LED en lugar de las tradicionales para ahorrar energía

Una de las formas más sencillas y efectivas de mejorar la eficiencia energética en tu hogar es reemplazar las bombillas tradicionales por bombillas LED. Estas bombillas consumen hasta un 80% menos de energía que las incandescentes y tienen una vida útil mucho más larga.

Además de ahorrar energía, las bombillas LED también te ayudarán a ahorrar dinero a largo plazo, ya que su duración es de aproximadamente 25.000 horas, mientras que las bombillas incandescentes solo duran alrededor de 1.000 horas.

Para elegir las bombillas LED adecuadas, asegúrate de tener en cuenta la cantidad de lúmenes que necesitas. Los lúmenes indican la cantidad de luz que emite una bombilla, por lo que es importante elegir la intensidad adecuada para cada habitación de tu hogar.

Por último, ten en cuenta que las bombillas LED también están disponibles en diferentes temperaturas de color, que van desde cálidas (tonos amarillos) hasta frías (tonos azules). Elige la temperatura de color que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias.

Instala paneles solares para generar tu propia electricidad

Si estás buscando reducir tu consumo de energía y ahorrar dinero en tu hogar, una de las mejores opciones es instalar paneles solares. Estos dispositivos capturan la energía del sol y la convierten en electricidad, lo que te permite generar tu propia energía limpia y renovable.

La instalación de paneles solares puede ser un poco costosa inicialmente, pero a largo plazo te permitirá ahorrar una gran cantidad de dinero en tu factura de electricidad. Además, muchos países ofrecen incentivos y subsidios para fomentar la instalación de energía solar, lo que hace que la inversión sea aún más rentable.

Además de ahorrar dinero, instalar paneles solares también te permitirá reducir tu huella de carbono. Al generar tu propia electricidad a partir de fuentes renovables, estarás disminuyendo la cantidad de energía generada a partir de combustibles fósiles, lo que ayuda a combatir el cambio climático.

Antes de instalar paneles solares, es importante evaluar la viabilidad de tu hogar. Debes tener en cuenta la ubicación y orientación de tu casa, así como la cantidad de luz solar que recibes a lo largo del año. También debes considerar el espacio disponible en tu tejado o patio para la instalación de los paneles.

Una vez que hayas evaluado la viabilidad de tu hogar, puedes buscar empresas especializadas en la instalación de paneles solares. Es importante comparar diferentes opciones y solicitar presupuestos para asegurarte de obtener la mejor relación calidad-precio.

La instalación de paneles solares es una excelente manera de mejorar la eficiencia energética de tu hogar y ahorrar dinero a largo plazo. No solo reducirás tu consumo de energía y tus costos de electricidad, sino que también contribuirás a la protección del medio ambiente al utilizar una fuente de energía limpia y renovable.

Aísla adecuadamente tu hogar para evitar pérdidas de calor o frío

Una de las formas más efectivas de mejorar la eficiencia energética de tu hogar y reducir el consumo de energía es asegurándote de que esté adecuadamente aislado. Un buen aislamiento evita las pérdidas de calor o frío, lo que significa que no tendrás que gastar tanto en calefacción o aire acondicionado.

Para lograr un buen aislamiento, puedes considerar diferentes opciones. Por ejemplo, puedes instalar ventanas de doble acristalamiento, que son más eficientes y evitan las fugas de calor. También puedes añadir aislamiento en las paredes, techos y suelos de tu hogar. Existen diferentes materiales aislantes, como la lana de roca o el poliestireno expandido, que son muy efectivos.

Otra medida que puedes tomar es sellar las grietas y fisuras en puertas y ventanas. Estas pequeñas aberturas pueden permitir la entrada de aire frío o caliente, lo que afecta la temperatura interior de tu hogar y aumenta el consumo de energía. Utiliza selladores o burletes para evitar estas filtraciones indeseadas.

Recuerda que el aislamiento adecuado no solo te ayudará a ahorrar energía y dinero, sino que también te brindará mayor confort en tu hogar, ya que mantendrá una temperatura más constante y agradable.

Beneficios de un buen aislamiento:

  • Reducción en el consumo de energía
  • Ahorro en las facturas de calefacción y aire acondicionado
  • Mayor confort térmico
  • Reducción de la emisión de gases contaminantes

Mejorar el aislamiento de tu hogar es una reforma que te permitirá ahorrar energía y dinero a largo plazo. No solo estarás contribuyendo al cuidado del medio ambiente, sino que también disfrutarás de un hogar más confortable y eficiente.

¡No esperes más y comienza a tomar medidas para mejorar la eficiencia energética de tu hogar!

Utiliza electrodomésticos eficientes enérgicamente

Uno de los aspectos clave para mejorar la eficiencia energética en tu hogar es utilizar electrodomésticos eficientes enérgicamente. Estos electrodomésticos consumen menos energía en comparación con los modelos convencionales, lo que se traduce en un ahorro significativo de energía y dinero a largo plazo.

Al comprar electrodomésticos, busca aquellos que tengan la etiqueta de eficiencia energética. Esta etiqueta indica el nivel de eficiencia del electrodoméstico, y se clasifican en diferentes categorías, desde A+++ (máxima eficiencia) hasta G (mínima eficiencia). Opta siempre por electrodomésticos con una clasificación alta, preferiblemente A+++. Aunque pueden ser un poco más costosos al principio, la inversión se amortizará rápidamente gracias al ahorro de energía.

Además de la etiqueta de eficiencia energética, también es importante considerar otros factores, como el tamaño y la capacidad del electrodoméstico. Un electrodoméstico más grande y con mayor capacidad puede ser más eficiente en términos de energía por cantidad de alimentos o ropa que puede procesar en cada ciclo. Esto significa que, en algunos casos, puede ser más eficiente utilizar un electrodoméstico grande en lugar de dos más pequeños.

Por otro lado, recuerda que también es esencial utilizar correctamente los electrodomésticos para maximizar su eficiencia. Evita sobrecargar lavadoras, secadoras o lavavajillas, ya que esto puede hacer que consuman más energía de la necesaria. Aprovecha también las funciones de ahorro de energía y programas eco en los electrodomésticos, que están diseñados para reducir el consumo de energía sin comprometer los resultados.

Ten en cuenta que los electrodomésticos no son los únicos dispositivos que consumen energía en tu hogar. Otros equipos electrónicos, como televisores, ordenadores y sistemas de climatización, también pueden tener un impacto significativo en tu consumo de energía. Utiliza dispositivos con certificación de eficiencia energética, apaga o desconecta los dispositivos cuando no los estés utilizando y ajusta la configuración de ahorro de energía en los dispositivos electrónicos para minimizar su consumo.

Utilizar electrodomésticos eficientes enérgicamente es clave para mejorar la eficiencia de tu hogar y ahorrar energía y dinero a largo plazo. Asegúrate de comprar electrodomésticos con la etiqueta de eficiencia energética adecuada, considera el tamaño y la capacidad de los electrodomésticos, utiliza correctamente los electrodomésticos y ten en cuenta otros dispositivos electrónicos en tu hogar.

Instala un termostato programable para controlar el uso de la calefacción y el aire acondicionado

Una forma efectiva de mejorar la eficiencia energética de tu hogar y reducir tus facturas de energía es instalar un termostato programable. Este dispositivo te permite controlar de manera precisa la temperatura de tu hogar y programar ajustes automáticos según tus necesidades.

Con un termostato programable, puedes establecer horarios de encendido y apagado de la calefacción y el aire acondicionado, lo que te permite ahorrar energía cuando no estás en casa o durante las horas de sueño. De esta manera, evitas el desperdicio de energía y optimizas su uso.

Además, algunos termostatos programables también ofrecen la opción de controlar la temperatura de forma remota a través de una aplicación móvil. Esto te permite ajustar la temperatura de tu hogar desde cualquier lugar, lo que resulta muy conveniente si te olvidaste de apagar la calefacción o quieres encenderla antes de llegar a casa.

Al elegir un termostato programable, es importante tener en cuenta la compatibilidad con tu sistema de calefacción y aire acondicionado. Además, asegúrate de optar por un modelo con la capacidad de ahorrar energía, como aquellos con certificación ENERGY STAR.

Instalar un termostato programable es una excelente manera de mejorar la eficiencia de tu hogar y reducir tus gastos en energía. Aprovecha esta tecnología para tener un mayor control sobre la temperatura de tu hogar y ahorrar dinero a largo plazo.

Utiliza cortinas o persianas térmicas para regular la temperatura de tu hogar

Si quieres mejorar la eficiencia energética de tu hogar y ahorrar dinero en tus facturas de energía, una forma sencilla y efectiva de hacerlo es utilizando cortinas o persianas térmicas. Estos elementos son una excelente opción para regular la temperatura de tu hogar de manera natural y reducir la pérdida de calor en invierno o el ingreso de calor en verano.

Las cortinas térmicas están diseñadas con materiales especiales que actúan como aislantes, evitando que el calor se escape por las ventanas durante los meses fríos y que el calor del sol ingrese en el hogar durante los meses calurosos. Además de ser una solución práctica y eficiente, también brindan privacidad y bloquean la entrada de luz, lo cual puede ser beneficioso si quieres descansar o ver televisión sin distracciones.

Por otro lado, las persianas térmicas también son una excelente opción para regular la temperatura de tu hogar. Están fabricadas con materiales que ayudan a bloquear el calor y el frío, creando una barrera adicional de aislamiento en tus ventanas. Al igual que las cortinas térmicas, las persianas térmicas también brindan privacidad y control sobre la entrada de luz.

Al momento de elegir cortinas o persianas térmicas, es importante tener en cuenta el tamaño y tipo de ventana que tienes en tu hogar, así como el estilo y decoración que deseas lograr. Existen diferentes colores, diseños y estilos disponibles en el mercado, por lo que podrás encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

Utilizar cortinas o persianas térmicas es una forma sencilla y efectiva de mejorar la eficiencia energética de tu hogar. Estos elementos te permitirán regular la temperatura de tu hogar de manera natural, reduciendo la pérdida de calor en invierno y el ingreso de calor en verano. Además, también brindan privacidad y control sobre la entrada de luz. ¡No dudes en considerar esta opción para ahorrar energía y dinero en tu hogar!

Apaga los dispositivos electrónicos cuando no los estés utilizando

Una forma sencilla y efectiva de ahorrar energía en tu hogar es apagando los dispositivos electrónicos cuando no los estés utilizando. Muchos de estos dispositivos, como televisores, ordenadores, cargadores de móviles, entre otros, consumen energía incluso cuando están en modo de espera.

Para evitar este gasto innecesario de energía, es recomendable apagarlos por completo cuando no los estés utilizando. Esto no solo te permitirá ahorrar en tu factura de electricidad, sino que también contribuirás a reducir tu huella de carbono y cuidar el medio ambiente.

Además, recuerda desconectar los cargadores de tus dispositivos móviles de la corriente cuando no los estés utilizando. Aunque el móvil no esté conectado al cargador, este sigue consumiendo energía si está enchufado a la corriente.

Utiliza sistemas de riego eficientes para ahorrar agua

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta para mejorar la eficiencia energética en el hogar es utilizar sistemas de riego eficientes que nos permitan ahorrar agua.

Para lograr esto, es recomendable instalar sistemas de riego por goteo o aspersores de bajo consumo que nos permitan regar las plantas y el jardín de manera eficiente, evitando el desperdicio de agua.

Además, es importante programar el riego de manera adecuada, evitando regar en las horas de mayor evaporación, como el mediodía. Lo ideal es regar en las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, cuando la temperatura es más baja y la evaporación es menor.

Otra opción interesante es instalar sensores de humedad en el suelo, que nos ayudarán a determinar cuándo las plantas necesitan agua realmente, evitando regar de más o de menos.

Por último, es recomendable utilizar plantas autóctonas y adaptadas al clima de la zona, que requieren menos agua para su mantenimiento. Estas plantas suelen ser más resistentes a las sequías y requieren menos riego, lo que nos ayudará a ahorrar agua y reducir el consumo energético asociado al riego.

Recicla y reutiliza tanto como sea posible para reducir la cantidad de residuos generados

Reciclar y reutilizar son prácticas clave para reducir la cantidad de residuos que generamos en nuestro hogar. Al darle una segunda vida a los objetos, no solo estamos evitando que terminen en un vertedero, sino que también estamos ahorrando recursos naturales y energía.

Una forma sencilla de empezar a reciclar es separar los materiales en contenedores específicos, como plásticos, papel, vidrio y metal. De esta manera, podemos llevarlos a los puntos de recogida selectiva para que sean procesados y transformados en nuevos productos.

Pero reciclar no es la única opción. También podemos reutilizar diferentes objetos en lugar de comprar nuevos. Por ejemplo, podemos darle una segunda vida a los frascos de vidrio utilizándolos como recipientes para almacenar alimentos o como jarrones para flores. Otra opción es reparar objetos en lugar de desecharlos, como arreglar una lámpara en lugar de comprar una nueva.

Además, podemos aprovechar al máximo los recursos naturales en el hogar. Por ejemplo, podemos recolectar el agua de lluvia para regar las plantas o para utilizar en la limpieza. También podemos utilizar la luz natural en lugar de encender las luces durante el día, o utilizar ventiladores en lugar de aire acondicionado en los días calurosos.

Reciclar y reutilizar son prácticas esenciales para reducir nuestros residuos y ahorrar energía y recursos. Al implementar estas acciones en nuestro hogar, contribuimos a mejorar la eficiencia energética y a ahorrar dinero a largo plazo.

Utiliza productos de limpieza ecológicos y evita el uso de químicos dañinos

Una forma sencilla de mejorar la eficiencia de tu hogar y reducir el impacto ambiental es utilizando productos de limpieza ecológicos. Estos productos están hechos con ingredientes naturales y biodegradables, lo que los hace mucho más seguros para tu salud y para el medio ambiente.

Al utilizar productos de limpieza ecológicos, evitarás el uso de químicos dañinos que pueden ser perjudiciales para tu salud y para la calidad del aire interior de tu hogar. Además, muchos de estos productos vienen en envases reciclables, lo que reduce aún más el impacto ambiental.

Algunos de los químicos más comunes que debes evitar son el amoníaco, el cloro y los fosfatos. Estos químicos pueden causar irritación en los ojos, la piel y las vías respiratorias, y también pueden contaminar el agua y el suelo.

En su lugar, elige productos de limpieza que estén certificados como ecológicos o que tengan sellos de ecoetiquetas reconocidas. Estos productos suelen estar hechos con ingredientes naturales como vinagre, bicarbonato de sodio, aceites esenciales y enzimas.

Además de utilizar productos de limpieza ecológicos, también puedes reducir la cantidad de productos que utilizas y optar por soluciones caseras. Por ejemplo, puedes utilizar vinagre y agua para limpiar superficies, bicarbonato de sodio para eliminar olores y manchas, y limón para desinfectar y dar brillo.

Recuerda que la eficiencia en el hogar no se trata solo de ahorrar energía, sino también de cuidar el medio ambiente y tu salud. Al utilizar productos de limpieza ecológicos, estarás contribuyendo a crear un hogar más sostenible y saludable.

Opta por fuentes de energía renovable, como la energía eólica o la biomasa

Una de las formas más eficientes de ahorrar energía y dinero en tu hogar es optar por fuentes de energía renovable. La energía eólica y la biomasa son dos opciones populares y sostenibles que te permitirán reducir tu dependencia de los combustibles fósiles y disminuir tu huella de carbono.

La energía eólica utiliza la fuerza del viento para generar electricidad. Puedes instalar aerogeneradores en tu propiedad o unirte a cooperativas de energía eólica para obtener energía limpia y renovable. Además de ser una opción ecológica, la energía eólica también puede ayudarte a ahorrar dinero a largo plazo, ya que reduces tus costos de electricidad y potencialmente puedes vender el exceso de energía a la red.

La biomasa, por otro lado, utiliza materia orgánica como madera, residuos agrícolas o pellets de biomasa para generar calor y electricidad. Puedes instalar una caldera de biomasa en tu hogar para calentar el agua y la calefacción, o incluso generar electricidad mediante un sistema de cogeneración. Además de ser una fuente de energía limpia y renovable, la biomasa también puede ser más económica que los combustibles fósiles tradicionales, lo que te permitirá ahorrar dinero en tus facturas de energía.

Beneficios de optar por fuentes de energía renovable

  • Reducción de la dependencia de los combustibles fósiles.
  • Disminución de la emisión de gases de efecto invernadero.
  • Ahorro de dinero a largo plazo en costos de energía.
  • Posibilidad de vender el exceso de energía a la red.
  • Contribución a la lucha contra el cambio climático.

Optar por fuentes de energía renovable como la energía eólica o la biomasa es una excelente manera de mejorar la eficiencia de tu hogar, reducir tus costos de energía y contribuir a la protección del medio ambiente. Considera la posibilidad de instalar aerogeneradores o calderas de biomasa en tu propiedad y disfruta de los beneficios a largo plazo.

Realiza un mantenimiento regular de tus aparatos y sistemas para asegurarte de que estén funcionando de manera eficiente

Para asegurarte de que los aparatos y sistemas de tu hogar estén funcionando de manera eficiente y te ayuden a ahorrar energía y dinero, es importante realizar un mantenimiento regular. Aquí te presentamos algunas acciones que puedes tomar:

  • Limpia los filtros de aire acondicionado y calefacción: Los filtros sucios pueden hacer que estos sistemas trabajen más duro y consuman más energía. Límpialos o cámbialos según las instrucciones del fabricante.
  • Revisa las ventanas y puertas: Asegúrate de que estén bien selladas para evitar fugas de aire. Si es necesario, aplica sellador o utiliza burletes para mejorar el aislamiento.
  • Mantén limpios los electrodomésticos: Limpia regularmente el polvo y la suciedad de la parte posterior y debajo de los electrodomésticos, como la nevera y la lavadora. Esto ayudará a que funcionen de manera más eficiente.
  • Programa el termostato: Utiliza un termostato programable para ajustar la temperatura de tu hogar automáticamente según tus horarios. Esto te permitirá ahorrar energía cuando no estés en casa.
  • Controla la iluminación: Utiliza bombillas de bajo consumo o LED en lugar de las tradicionales. Además, aprovecha al máximo la luz natural abriendo cortinas y persianas durante el día.

Llevar a cabo estas acciones de mantenimiento regular te ayudará a mejorar la eficiencia de tu hogar y a reducir tus facturas de energía. Recuerda que pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia a largo plazo.

Investiga sobre posibles subsidios o incentivos disponibles para realizar mejoras energéticas en tu hogar

Si estás considerando realizar reformas en tu hogar para mejorar su eficiencia energética, es importante que investigues sobre posibles subsidios o incentivos disponibles. Estos programas pueden ofrecerte ayuda económica para realizar las mejoras necesarias y así ahorrar energía y dinero a largo plazo.

En muchos países y regiones, existen programas gubernamentales o de empresas energéticas que ofrecen subsidios o incentivos para fomentar la adopción de medidas de eficiencia energética. Estos programas suelen estar diseñados para promover la instalación de tecnologías más eficientes, como paneles solares, sistemas de calefacción y refrigeración eficientes, aislamiento térmico, entre otros.

Para encontrar información sobre estos programas, puedes visitar los sitios web de los organismos gubernamentales encargados de la energía o del medio ambiente en tu país. También puedes consultar con empresas energéticas locales, ya que a menudo ofrecen programas de incentivos para sus clientes.

Es importante tener en cuenta que estos programas suelen tener requisitos específicos y plazos de solicitud, por lo que es recomendable investigar con antelación. Además, algunos programas pueden requerir la contratación de profesionales certificados para realizar las mejoras, por lo que es importante asegurarse de cumplir con todos los requisitos antes de comenzar cualquier trabajo.

Beneficiarte de estos subsidios o incentivos puede ayudarte a reducir significativamente los costos de las reformas y acelerar el retorno de la inversión. Además, al realizar mejoras energéticas en tu hogar, estarás contribuyendo a la protección del medio ambiente al reducir tu consumo de energía y tus emisiones de gases de efecto invernadero.

Educa a tu familia sobre la importancia de ahorrar energía y fomenta buenos hábitos en el hogar

Ahora más que nunca, es importante educar a nuestra familia sobre la importancia de ahorrar energía y adoptar buenos hábitos que nos ayuden a reducir el consumo en nuestro hogar. No solo estaremos contribuyendo al cuidado del medio ambiente, sino que también estaremos ahorrando dinero en nuestras facturas de energía.

Para lograr esto, es fundamental fomentar una cultura de eficiencia energética en el hogar. Explica a todos los miembros de la familia por qué es importante ahorrar energía y cómo pueden contribuir en su día a día.

Consejos para ahorrar energía en casa:

1. Apaga las luces cuando no las necesites: Recuerda apagar las luces de las habitaciones vacías o cuando salgas de una habitación. Utiliza iluminación natural siempre que sea posible.

2. Desconecta los electrodomésticos en standby: Muchos electrodomésticos siguen consumiendo energía aunque no los estemos utilizando. Desenchufa los cargadores cuando no los necesites y apaga completamente los equipos electrónicos.

3. Aprovecha la luz natural: Abre las cortinas y persianas para aprovechar al máximo la luz natural durante el día. Esto reducirá la necesidad de encender las luces artificiales y, por lo tanto, ahorrarás energía.

4. Utiliza electrodomésticos eficientes: Opta por electrodomésticos con etiqueta de eficiencia energética A+ o superior. Estos consumen menos energía y te ayudarán a ahorrar en tus facturas.

5. Ajusta la temperatura del aire acondicionado y la calefacción: Evita temperaturas extremas en tu hogar. Ajusta la temperatura del aire acondicionado a 24°C en verano y la calefacción a 20°C en invierno. Cada grado de diferencia supone un mayor consumo de energía.

6. Reduce el consumo de agua caliente: El agua caliente también consume energía. Opta por duchas en lugar de baños y utiliza programas de lavado en frío para la ropa siempre que sea posible.

Beneficios de ahorrar energía en casa:

Aparte del ahorro económico que supone reducir nuestro consumo de energía, también estaremos contribuyendo al cuidado del medio ambiente. La eficiencia energética nos ayuda a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero y a conservar los recursos naturales.

Además, al adoptar buenos hábitos en el hogar, estaremos transmitiendo estos valores a nuestras futuras generaciones, creando conciencia sobre la importancia de cuidar nuestro planeta.

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué beneficios puedo obtener al realizar reformas en mi hogar?

Al realizar reformas en tu hogar, puedes mejorar la eficiencia energética, reducir el consumo de energía, ahorrar dinero en tus facturas y aumentar el confort y bienestar en tu hogar.

2. ¿Qué tipos de reformas puedo hacer para mejorar la eficiencia energética?

Algunas reformas que puedes hacer incluyen la instalación de aislamiento térmico en paredes y techos, la sustitución de ventanas por unas de mayor eficiencia, la instalación de sistemas de calefacción y refrigeración eficientes, y la utilización de iluminación LED.

3. ¿Cuánto dinero puedo ahorrar al mejorar la eficiencia energética de mi hogar?

El ahorro de dinero dependerá de varios factores, como el tipo de reformas que realices, el tamaño de tu hogar y tus hábitos de consumo. Sin embargo, se estima que se puede ahorrar hasta un 30% en las facturas de energía al mejorar la eficiencia de tu hogar.

4. ¿Qué ayudas o subvenciones puedo obtener para realizar reformas energéticas en mi hogar?

Existen diferentes ayudas y subvenciones a nivel local, regional y nacional que puedes solicitar para financiar parte de las reformas energéticas en tu hogar. Estas ayudas pueden variar según tu ubicación, por lo que es recomendable consultar con las autoridades locales o con empresas especializadas en eficiencia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio